Logo Clubplaneta
COMPÁRTENOS
FacebookTwitterGoogleCorreoPin it

Buscar en el portal
Esquina
www.buscador.com.mx/ >Historia>Biografías de México>Mariano Escobedo
Esquina


Publicidad

Publicidad



Publicidad

Mariano Escobedo

(1826-1902).

Mariano Escobedo de la Peña, nace en San Pablo de Labradores, hoy Galeana, N.L., el 16 de enero de 1826.
Mariano Escobedo era el más pequeño de los seis hijos del matrimonio de Manuel Escobedo y Rita de la Peña.

Recibió la educación elemental en su entidad y se dedicó a la agricultura. Durante su juventud, se especializaba principalmente en el traslado de ganado de San Pablo a Matehuala y Saltillo.
Tomó parte de una batalla contra indígenas aborígenes que aún asolaban la región, es ahí cuando Mariano comienza a demostrar su valor y experiencia en la milicia, ya que para ese entonces era conocido en el pueblo como un experto jinete.

En la invasión estadounidense, en 1846, se alistó como soldado raso.
Participó en los combates de la Purísima, Tenerías y Cerro del Obispado, para después combatir en la Batalla de la Angostura y en la acción del Cañón de Santa Rosa, sorprendiendo a los soldados estadounidenses, ya que en esta acción Mariano logro apresar a 37 hombres.
Aunque el enfrentamiento bélico con Estados Unidos acabó con la pérdida de buena parte del territorio mexicano, la actuación en batalla de Escobedo le valió ser ascendido al grado de teniente.

En 1854 surge en el poblado de Ayutla, Guerrero, una rebelion que tuvo una repercusión notable en Nuevo León: el movimiento de la Revolución de Ayutlaque tenia como fin frenar los abusos y arbitrariedades del gobierno de Santa Anna, líder de las fuerzas conservadoras.
Durante la revolución de Ayutla, Mariano Escobedo, organiza en su natal Galeana una Compañía, poniéndose al frente de la misma con el grado de Capitán. Después incorpora a la compañía en las fuerzas de Vidaurri y combate en el sur de Nuevo León, donde junto con José Silvestre Aramberri, derrotó al General Francisco Güitián; después sirvió a las órdenes de Zuazua para combatir a Parrodi. En Coahuila se une al General Valentín Cruz.

Vencido Santa Anna, ocupó la presidencia Ignacio Comonfort, quien, tras promulgar una nueva Constitución, en la que se abolían los privilegios eclesiásticos y militares, se enfrentó a los conservadores, provocando la guerra de los tres Años, también conocida como Guerra de Reforma que transcurrio de 1858 a 1860.
Con Vidaurri combatió en Carretas, Zacatecas, Lagos y Atetenique, destacándose por su valentía. En un ataque en México entró hasta la Garita de San Cosme. Marchó a Guadalajara y rechazó a los conservadores en Juanacatlán. Se retiró hacia el norte y estuvo en Monterrey; volvió y fue derrotado por el general Adrián Woll en Irapuato.
Decidio entonces regresar a la frontera mexicana, y al distanciarse de Santiago Vidaurri se fue a Galeana para dedicarse de nuevo a la vida privada; aunque pronto decidió reanudar sus actividades militares, poniéndose al lado de los diputados de Nuevo León que fueron a instalarse en aquel municipio cuando entraron en pugna con Don Santiago; y al vencer éste en aquella lucha local, Escobedo se fue al interior, siendo nombrado comandante del Distrito de Catorce. En Río Verde cayó prisionero del Gral. Tomás Mejía, sin embargo este logró fugarse y se presentó de nuevo al gobierno liberal de México, siendo destinado a la campaña oaxaqueña, en donde siguió luchando en contra de los conservadores.

Tras la victoria liberal, conseguida, en parte, gracias al apoyo de Estados Unidos, asumió la presidencia Benito Juárez (1858-1872). La decisión de este último de suspender el pago de la deuda externa provocó la reacción de Francia, que invadió México.
En la Intervención Francesa combatió en las cumbres de Acultzingo y luego en la batalla del 5 de mayo de 1867 en Puebla, por su actuación en dicha batalla, ascendió a General Brigadier. Combatió a los franceses en diversas acciones en el norte del país. Recibió el mando del Ejército Republicano a la vista de la ciudad de Santiago de Querétaro en marzo de 1867, con tal carácter sitió al ejército imperialista de Maximiliano I de México y gracias a su traición del Coronel Miguel López, tomó la plaza el 15 de mayo de 1867. El Emperador se rindió, un mes más tarde, fué fusilado en el Cerro de las Campanas, a las siete de la mañana del 19 de junio de 1867.

Después de derrotar al imperio, siendo general de División desde el 2 de noviembre de 1866, Escobedo fué gobernador del Estado de San Luis Potosí, los años de 1869 a 1873 y su labor en aquella entidad puso de manifiesto su capacidad y acendrado amor al progreso. Elevó entonces a la categoría de constitucionales las Leyes de Reforma; dió especial atención a la instrucción pública; abriendose durante su administración muchos caminos y realizandose acueductos.
En el aspecto cultural, la obra de su gobierno se significó por la reparación y reforma completa que hizo del Instituto Cientifíco y Literario del cual la sociedad potosina recogió óptimos frutos.

En 1875, siendo senador por Querétaro y San Luis, fué primer presidente de Senado de la República.
Al finalizar la Administración de Lerdo de Tejada fué su Secretario de la Guerra del 31 de agosto al 16 de noviembre de 1876.
En 1877 combatió los levantamientos porfiristas, quien a su vez había derrocado a Lerdo de Tejada e impuesto una dictadura que se extendió hasta 1911. Fracasó en su intento de restaurar a Lerdo de Tejada, pero fue designado diputado al Congreso General.

Un plesbícito abierto por el periódico "El Diario del Hogar" en 1900, hizo que el pueblo mexicano le reconociera como el general más ameritado de esa época.

Muere en Tacubaya, D.F., el 22 de mayo de 1902. La Cámara suspendió sus sesiones tres días y se le tributaron grandes honores póstumos.

Fue sepultado en la Ronda de las Personas Ilustres.

Ignacio Aldama | Miguel Ramos Arizpe

Biografías de México
Historia

Zona de comentarios


Política de Privacidad Contacto